CAMINOS DE SANACIÓN CONSCIENTE: CHAKRA 1_Muladhara (Raíz)

CAMINOS DE SANACIÓN CONSCIENTE: CHAKRA 1_Muladhara (Raíz)

 Existen siete chakras principales y otros muchos secundarios o menores en el cuerpo sutil que funcionan como puertas de acceso a dimensiones que van dándonos acceso a nivels de comprensión cada vez más profundos a cerca de nosotr@s mismos, desde la comprensión de lo más denso y burdo a nivel de nuestros cuerpos mental-emocional hasta lo más etéreo y sútil, energético. Partes de un Todo, conociéndose así mism@s, tomando conciencia hasta llegar a “darnos cuenta” de la sustancia de la que estamos hechos más allá del cuerpo físico.

 

  • El el Ser Humano estos siete planos corresponde a niveles de conciencia de sí mismo, así como están interrelacionados con diferentes atributos, órganos y glándulas a nivel físico.

 

  • El desarrollo y cultivo de los chakras inferiores (1º 2º y 3º), en nuestro estado de consciencia actual, tienen el mismo valor e importancia que el desarrollo y cultivo de los chakras superiores.

 

  • El sistema de chakras describe una pauta evolutiva en el colectivo de los seres humanos y actualmente estamos logrando traspasar y avanzar desde los chakras inferiores al 4º chakra, corazón, Anahatha, el puente de unión entre nuestra conciencia inferior más egóica e identificada con niveles más densos de concepción a cerca del sí mismo hacia niveles más depurados y sutiles, vinculados con la energía del amor, la entrega y la apreciación del propósito de nuestra existencia.

 

  • Estos siete niveles guardan una estrecha relación con el número de los planos conscienciales descritos en proporción parecida a la que existe en el universo en relación a los sietes colores del arco iris, el espectro de ondas electromagnéticas, las siete notas musicales…Los chakras, son en términos de vibraciones espectros o bandas frecuenciales de consciencia que podemos percibir con nuestro “equipo” o “cuerpo energético” más o menos activado en la actualidad, al igual que el ojo no abarca determinadas bandas de colores ultravioletas o de sonidos ultrasonidos, así nuestra mente no trabajada no abarca a percibir determinados estados conscienciales vinculados con los distintos planos o niveles de percepción según el desarrollo de nuestro cuerpo energético o de luz (chakras).

  

 PRIMER CHAKRA: EL PODER DE LA TRIBU Y LA SEGURIDAD

Quiénes somos y nuestra seguridad en el mundo

Llamado Muladhara o chakra de la raíz, es la base QUE CONECTA CON LA TIERRA y se encarga de que APRECIEMOS Y PERCIBAMOS DE MODO EQUILIBRADO QUE YA TENEMOS TODO LO QUE NECESITAMOS DENTRO DE NOSOTROS PARA SOBREVIVIR.

Muladhara significa “fundación”. Ubicado en el plexo pélvico en los genitales, su nombre alude al nacimiento en un triple sentido: nacimiento físico, manifestación de la conciencia única en forma humana (conciencia de la divinidad del hombre) y morada de kundalini, la “serpiente”

Se trata del nacimiento, la supervivencia física, el conocimiento del mundo físico que los rodea y de nuestra identidad en él. Por eso, una persona motivada por el primer chakra está centrada en sí misma.

HACERNOS CARGO Y RESPONSABLES DE NUESTRA REALIDAD INTERNA/PARA CONSTRUIR EN EL EXTERIOR LA REALIDAD QUE PROYECTO DESDE DENTRO CUANDO SOY CONSCIENTE DE MI MISM@, LA NATURALEZA INTERNA Y SUS LEYES Y LA REALIDAD QUE ACONTECE DENTRO PARA PODERLA PROYECTAR FUERA.

Este chakra nos trae la conexión y permite SENTIR el ENRAIZAMIENTO CON LA TIERRA y la pertenencia a este PLANO TERRENAL en nuestra EXISTENCIA. Conforma LA BASE DE QUIÉNES SOMOS en este mundo, nos entrega nuestro SENTIDO DE IDENTIDAD Y DE PERTENENCIA. Se localiza en la base de la columna, en el coxis y se conecta energéticamente al cuerpo físico con la columna vertebral, el recto, las piernas, los huesos y el sistema inmune (que a su vez es el que nos protege/defiende y facilita el sostenernos y mantenernos “seguros” – cubriendo la sensación de control y seguridad- en este mundo).

Sustenta las  bases de la salud mental y emocional, su trabajo es asegurarse de que tenemos todo para estar protegidos aquí en la tierra, esto incluye una comunidad de personas que nos hacen sentirnos resguardados, honrados y a salvo. Si la energía de este chakra está bloqueada, puedes sentir que te cuesta hacerte cargo y mantenerte segura a ti misma, puedes tener problemas de espalda o de caderas, miedos profundos y un sentimiento de no encontrar tu lugar de pertenencia en este mundo. También puedes sentirte insegura o estar constantemente ansiosa, con miedo a que algo malo suceda. Este chakra es la base y cuando está en balance, te brinda el apoyo que necesitan el resto de los chakras para que el ser pueda abrirse hacia otros niveles de conexión con el resto de chakras.

Cuando estás estable en tu vida y tienes las necesidades básicas cubiertas, te sientes más segur@ en el mundo y puedas explorar con mayor profundidad tu identidad y abrirte a nuevas experiencias.

El poder de la tribu

La energía del primer chakra es también la del poder tribal con respecto a la pertenencia al grupo en este mundo.

Todas tenemos una necesidad de pertenecer a un grupo de personas, es una de nuestras necesidades más importantes y es lo que caracteriza a la energía que movilizamos desde este primer chakra – APRECIACIÓN DE IDENTIDAD PERSONAL CON RESPECTO AL GRUPO-.

Esta condición es especialmente relevante en los primeros años de vida, cuando dependemos de nuestra tribu (Familia Nuclear, Familia Social – grupo de iguales, o clanes sociales, culturales, por sectores, áreas, educativa, laboral…)  para sobrevivir. La tribu puede ser nuestra familia, nuestra identidad y la fuerza de un grupo de personas. Por ejemplo, tu tribu puede ser las personas en tu familia, tu grupo religioso, la sociedad en la que creciste o tu identidad nacional.

Esta energía tribal nos trae lecciones esenciales alrededor de la importancia de la comunidad, la protección y el sentido de lealtad al grupo “clan”. La unión con la tribu nos empodera y aumenta nuestra fuerza creativa (polaridad positiva), y en su polaridad negativa, nos puede llegar a hacer dependientes en exceso de unos patrones heredados que sin pertenecer a nuestra verdadera identidad, nos llegan a definir en tanto en cuanto, los incorporamos y hacemos nuestros por la propia necesidad de pertenencia y fidelidad al grupo.

Nuestra tribu, comunidad o grupos de pertenencia en los que nos desarrollamos  nos introducen a la vida en el mundo, nos enseña n que el mundo es seguro o peligroso, abundante o pobre, educado o ignorante. Heredamos las actitudes y creencias sobre la vida, y la manera en la que vemos el mundo desde temprana edad.

La tribu también nos entrega lecciones de crecimiento importantes, como el poder encontrar nuestra propia identidad estando en ella y mantener nuestro sentido de pertenencia cuando pensamos distinto a ellos o no seguimos lo que está establecido como correcto o incorrecto. Si decidimos dejar nuestra familia, las lecciones aparecerán en torno a otro grupo de pertenencia y los vínculos y relaciones que se establecen en torno a la lealtad que profesamos a esos grupos.

Crecemos espiritualmente cuando cuestionamos las creencias de nuestra tribu a la que hemos desarrollado una creencia de pertenencia y obediencia como clan, cuando vemos sus contradicciones y cuando buscamos nuestra propia verdad. La verdad en esta energía se encuentra en la lección de qué pese a tomar consciencia de nuestras diferencias, podemos percibir la unidad con el grupo en nuestro Ser, diferenciándose y completándose así mismo, a través del “Todos somos uno”.

 

LA ENERGÍA DE LA TIERRA ES LA DE ESTE PRIMER CHAKRA. Busca tus raíces en la naturaleza, CAMINA DESCALZO POR LA ARENA, EL MONTE, LA PLAYA; Deleitate con las sabores de siembra o poda en un jardín, un huerto, o con las macetas de tu casa. Si no puedes salir fuera a conectar directamente con la tierra, visualiza tus escenarios favoritos en los que te imagines caminando por la playa o el monte; Imagina que de tus plantas echas raíces que penetran en las profundidades de la tierra y te conectan directamente con su centro. Son algunas de las ideas que nos ayudarán a enraizar el centro de tu Ser con la Tierra misma y su Centro, para nutrirnos de Todo el Poder que nos Transmite la Tierra como Ser Vivo, con su energía nutriendo las raíces mismas de nuestro propio SER.

 

PERTENECER A LA TIERRA ES EL INICIO PARA COMPRENDER LA PERTENENCIA A ALGO MÁS GRANDE QUE NOSOTROS MISM@S: LA TIERRA Y EL CIELO, LO QUE LLAMAMOS DIOS, COMPLETADO SE UNE EN NOSTROS CUANDO COMPRENDEMOS QUE PERTENECEMOS A LA NATURALEZA INFINITA DE CADA COSAS Y A SU VEZ PODEMOS DESIDENTIFICARNOS CON CADA COSA PARA CRECER, COMPRENDIENDO QUE INEXORABLEMENTE “TODO ESTÁ CONECTADO, HIPERVINCULADO Y PERTENECEMOS AL TODO”: ES PRECISAMENTE ESTE ANHELO DE PERTENECER Y SABERNOS QUE PERTENECEMOS, EL QUE NOS ENRAIZA A LA TIERRA Y NOS ENTREGA EL PRIVILEGIO DE SENTIRNOS VIVOS EN ELLA.

  • Cuestiona qué patrones de creencias heredaste de tu familia y cuáles son todavía válidos en tu vida:

Cuando cuestionamos las cosas, encontramos nuestra propia verdad. Cuestiona las creencias de tu tribu, sin miedo a que los vas a perder o esperando su aprobación. Busca tu propia identidad y tu verdad, es el camino que nos toca a tod@s para poder crecer espiritualmente. Estás bien en este mundo, estás segur@ y no necesitas cambiar algo en ti para ser aprobad@. Eres suficiente TAL CUAL ERES Y ERES PERFECT@.

  • Conecta con tus caderas y tu útero: Aplica para ambos géneros, femenino y masculino, pues todos somos creadores y generadores de Vida.

Nuestro centro de poder está en nuestro útero. Conecta con tus raíces y con la madre tierra, nútrete de su energía de contención y llévala a tu útero, compartiendo así esta contención con tu familia y a tu alrededor. Imagina que tienes raíces que salen de tus piernas y se llenan con la fuerza de la madre tierra.

Conecta con tu menstruación y/o con los ciclos y fases de la luna, que son los ciclos de la tierra y están también en nosotr@s actuando en cada etapa en movimientos de expansión y contracción, de apertura y repliegue….RESPETANDO NUESTRAS ESTACIONES INTERNAS.

  • Dedica tiempo a conectar con tu tribu:

Es importante que busques tu GRUPO DE PERTENENCIA, tu lugar de pertenencia en el mundo y que cultives la relación con ellos. En la familia, y en la sociedad, grupos de referencia o de iguales, con los que vibres y sientas que puedes permitirte compartir desde el SER Y CON ELLO EXPANDIRTE, lo que contribuirá a sentirte no sólo que perteneces a un grupo del iguales con el que al compartir sientes bienestar, plenitud y armonización de tu ser al libre expresarse, sino que también puedes SERTIR QUE APORTAS Y CONTRIBUYES CON TU SER AL GRUPO AL QUE PERTENECES.

A veces sentimos que estamos solas en este mundo y nos cuesta admitir que necesitamos de otros, pero la verdad es que necesitamos de otros seres humanos y podemos llegar a tener relaciones muy enriquecedoras que nos llenan profundamente y nos ayudan a crecer emocionalmente y espiritualmente.

Saca tiempo para las personas que son importantes para ti, aporta a tu comunidad, dedica tiempo a ayudar al prójimo y cultiva valores como la lealtad y el honor.

UNA VEZ ENRAIZAD@, TU PARTE ES DE VITAL IMPORTANCIA PARA QUE LA HUMANIDAD SIENTA QUE LA TIERRA NO NOS PERTENECE, SINO QUE NOSOTROS PERTENECEMOS A LA TIERRA Y DESDE ESE LUGAR AGRADECER Y DEVOLVER EN JUSTA RETRIBUCIÓN E INTERCAMBIO MUTUO LO MEJOR DE NUESTRO SER Y ESTAR EN ESTE EXISTIR, A LA TIERRA, AL GRUPO, A LA TRIBU A LA QUE PERTENECEMOS, TODO LO QUE NOS HA SIDO DADO.

 

Color: Rojo

Palabra clave: Yo tengo

Elemento: Tierra

Planeta: Saturno

Metal: Plomo

Piedras: Coral rojo, rubí, ojo de tigre, hematita, ágata, turmalina negra.

Alimentos: Proteínas, carnes, pescados, vinos y guisos muy condimentados.

Consecuencias de su mal funcionamiento:

Miedo a enfrentarse con la vida diaria. Sentimientos de culpa. Timidez. Falta de concentración. Despiste (ser distraído). Desconfianza. Dificultad para decir que no. Excesivo apego a las posesiones o bienes materiales.

Recomendaciones para activar el primer chakra

  • Conecta con la tierra, camina descalz@ y busca tus raíces:

Ejercicios aeróbicos y anaeróbicos. Caminar (de ser posible, descalzos sobre la arena o el césped). Sentados, flexionar el tronco hasta cogernos las puntas de los pies. Cualquier ejercicio de danza o baile. Correr. Saltar en el sitio, flexionando las rodillas al caer sintiendo la toma de tierra. Realizar actividades que potencien nuestra autoconfianza. Confiar en nuestro cuerpo y mimar a nuestro niño interior.

  • Realiza ejercicio físico y baila:

La energía del primer chakra tiene mucho que ver con la presencia física y el SENTIDO DE ESTAR VIV@S sobre este mundo. El ejercicio físico te ayudará a mover la energía y conectarte con el cuerpo físico, aumentando la fuerza de tu chakra de raíz. También puedes buscar bailes, especialmente con sonidos tribales, que te ayudarán a conectarte con tus piernas y con la tierra. Cada cual podrá ir descubriendo y sintiendo cual es el medio para relacionarse y conectar SU MENTE CON SU CUERPO, E IR ABRIENDO PUERTAS HACIA UNA NUEVA IDENTIDAD EN LA QUE LA ENERGÍA DE LOS CHAKRAS CULTIVADOS Y ACTIVADOS MOVILIZAN RESORTES INTERNOS QUE NOS LLEVARÁN A LUGARES DE NOSOTROS MISM@, TIERRAS Y HORIZONTES VÍRGENES AÚN POR DESCUBRIR.

Te dispones a emprender un viaje. Será un viaje por los caminos, las veredas, las carreteras perdidas de tu propio yo. Un viaje a través de tu vida y los mundos internos en relación a lo externo, un viaje que empieza aquí, en tu propio cuerpo. El viaje hacia tu propio encuentro….

Feliz viaje querid@s Maestr@s. Que el corazón nos guíe siempre, que todo lo que te sea dado puedas entregarlo de retorno elevado a una octava superior desde dónde lo recibieras.

En Amor Incondicional y En Servicio. Que así sea, feliz hoy, namasté.

Susana, Psicóloga Transpersonal y Terapeuta Energética.

Al Servicio de la Expansión de Consciencia Trabajo Personal y Crecimiento Espiritual.