CAMINOS DE SANACIÓN CONSCIENTE: CHAKRA 3_Manipura (Plexo Solar)

CAMINOS DE SANACIÓN CONSCIENTE: CHAKRA 3_Manipura (Plexo Solar)

La Medicina Energética es una ciencia milenaria y comprobada en la actualidad de modo riguroso y científico. Dentro de lo que se denominan  “campos energéticos”, los chakras son vórtices transformadores de “frecuencia energética”; A lo largo de nuestro cuerpo, formado por células, encontramos en el núcleo los cromosomas (23 pares, 46 cromosomas), los cromosomas básicamente hacen proteinas y en la renovación celular, son los genes los que crean las proteínas (10 millones de células proteínicas por segundo). Sabemos  además que el componente del cuerpo humano, posee 75 % de agua al nacer y cerca del 60 % en la edad adulta.​ Aproximadamente el 65 % de dicha agua se encuentra en el interior de las células y el resto circula en la sangre y baña los tejidos. De este modo, nuestro cuerpo se convierte en una “vasija” de alta conductividad para la información del medio cuántico cuyo  idioma depende de la capacidad del ser humano para autoobservarse así mismo y así poder observar de modo coherente y equilibrado el medio dónde se desenvuelve. El intercambio de información en los niveles micro del cuerpo invisible en el que habitamos, se da en forma de señales elctromagnéticas (impulsos eléctricos y magnéticos que emanan de nuestro corazón- como el más potente de los campos magnéticos en el cuerpo, sincronizador y director del resto de campos magnéticos en nuestro cuerpo- y el cerebro – el más potente emisor y receptor del campo eléctrico).

La combinación de proteína y agua conducen la informacion, desde nuestros sentidos, en forma de señales eléctricas a través de nuestro cuerpo, a una velocidad superior a la de la luz. La información del campo magnético al eléctrico pasa al cuerpo por la Ley de Faraday, “la sensibilidad ante pequeños impulsos eléctricos son amplificados por la estructura de una bobina”. Curiosamente, en nuestro cuerpo, todos los tejidos están diseñados para captar y amplificar campos magnéticos.

La disposición celular seriada, de los tejidos del cuerpo humano y su estado vibracional cuántico al unísono, permite la captación y amplificación de campos magnéticos (Actina y Miosina, en músculos y corazón; el ADN; colágeno del tejido conectivo, fotolípidos de la membrana celular; mielina de los nervios; cloroblastos de las hojas; conos o bastones de la retina o microtúbulos de los cilios) Nuestro cuerpo es altamente sensible a la captación de pequeñísimas señales de impulsos eléctricos del ambiente que transforma en

magnéticos a una velocidad mayor que la Luz.

Dentro de nuestro cuerpo el mayor transformador de energía magnética es el corazón, de energía eléctrica el cerebro y los chakras (principales, menores y trasnpersonales), son receptáculos o reservorios de energía preparados para empezar a usarse conscientemente como transformadores de energía sútil interna en energía densa manifestada en coherencia según vamos aprendiendo a incorporar conocimiento y manejo de nuestra naturaleza energética en base a un concepto integral y holodinámico de nuestro propio Ser sucediendo en esta increíble existencia.

De este modo el cuerpo es la una maquinaria perfecta, que en sincronización con las partes que conforman el Todo de nuestra Naturaleza Biológica-Fisiológica.

Hasta la fecha, nos han educado a entender de forma parcial, individualizada, el funcionamiento de cada componente del cuerpo como sistema, hasta ir evolucionando hacia la comprensión de sistemas cada vez más complejos, integrados y holísticos que funcionan en sincronización y acoplamiento perfecto en términos de coherencia o incoherencia dentro del sistema.

La Sincronización en fases de un grupo funcionando en coherencia interna con respecto así mismos y al grupo, y más allá, al ritmo del propio universo, favorecen la construcción de sociedades más sanas basadas en sistemas complejos emisores y receptores de señales contribuyendo a un crecimiento sostenido en términos de salud – bienestar, basado en el equilibrio restaurado de forma natural ante la sincronización con los ritmos del universo, el grupo y el propio individuo de dentro afuera.

El conocimiento de nosotros mismos, en términos cada vez más amplios, profundos, en vías de unir desde la ciencia lo invisible con lo visible, lo biológico con lo energético, supone un salto cuántico en la comprensión e intelectualización de nuestra propia naturaleza interna, ¿Quién Soy Yo?, hasta ahora comúnmente limitada a ser comprendida desde el campo físico y tangible.

De esta manera, estamos aprendiendo a incorporar de modo natural, interno e individualizado la anatomía de nuestro cuerpo energético, eléctrico y magnético.

La coherencia individual, sumando a la coherencia grupal, para que dicha coherencia penetre a nivel social.

Nuestra naturaleza humana como emisores y receptores, no sólo a nivel de comunicación verbal y no verbal, sino como emisores y receptores de energía, en continuo intercambio con el medio interno y externo. Somos Naturaleza Compleja y Perfeccionada a través del propio autoconocimiento sobre nosotros mismos. Tenemos  la capacidad de  decodificar la información del medio en formato de ondas, frecuencias del áura o biocampo al cuerpo físico y del cuerpo físico al biocampo.

Podemos identificar en nuestro cuerpo  reservorios de energía menores o mayores; El cuerpo tiene la capacidad de decodificar las señales de ondas. Así nosotros, como decodificadores de información del campo cuántico (externo), decodificamos la información por tres vías:

1– Chakras: vórtices de energía electromagnética, que pasan información desde el campo cuántico del que extraemos la información al campo electromagnético de nuestro cuerpo y al campo eléctrico. Los ch

2- Puntos de Acupuntura: Baja implicancia electromagnética por dónde se filtra la información a través de la facilitación como vehículo de proteínas y agua, conductores de la electricidad.akras principales son 7 y se responsabilizan de áreas de influencia de cada parte de nuestro cuerpo.

3- Corazón Helicoidal, campo electromagnético, que actúa como una antena receptora y emisora de señales electromagnéticas, información-vibración.

Las ondas pasan del campo celular al campo del cuerpo, y al cuántico, los chakras que recorren nuestro cuerpo los pies hasta la coronilla de la cabeza, se dividen así en mayores y menores, siendo los principales 7 cuyos efectos de la “energía” en el cuerpo conectan directamente con niveles activados o bloqueados de consciencia.

La idea principal propuesta por Oschman principal exponente de la medicina energética es que la “energía”, a la que nombran y experimenta los sanadores, no es más que los campos bioelectromagnéticos propios de la actividad vital del cuerpo. Estos campos son muy débiles y por tanto difíciles de medir (hasta 1963 no se pudo medir el campo magnético en los tejidos), pero son críticos para el mantenimiento de la coherencia de los sistemas del organismo y éste está preparado (empleando efectos cuánticos y electrónicos) para generarlos y reaccionar al percibirlos.

“Esta es es una teoría plenamente compatible, tanto con los principios clásicos fisiológicos y electromagnéticos, como con la física electrónica moderna, es decir, es una teoría que no necesita invocar “energías sutiles” ni otras fuerzas misteriosas que normalmente carecen de racionalidad científica”. Oschman, traza  con cuidad toda una  historia de ideas desde distintos campos que apoyan su visión del cuerpo como un cristal líquido bajo tensión, capaz de vibrar ante un número de frecuencias, algunas de ellas en la gama de la luz visible.

Medicina Energética es un libro que os recomiendo si buscáis nutriros de un soporte científico en el campo del conocimiento de vuestro cuerpo energético y  familiarizaros con los puntos de vista de James OschMan. Para algo más de información sobre Oshman y la Medicina Energética, ver  una entrevista que le realizó el Dr. James Vallejo Quintero aquí. 

Por tanto, los chakras -los centros energéticos en el cuerpo-  se encargan de mantener la energía en constante movimiento. Los siete chakras en el cuerpo físico simbolizan los siete niveles del sistema energético en el cuerpo humano y las lecciones del camino espiritual – crecimiento personal y humano-,  que nos ayudan a subir en el nivel de consciencia.

Cada chakra también representa los procesos de realización personal y en conjunto se encargan de las diferentes lecciones en las distintas etapas de la vida. Si tus chakras están funcionando óptimamente, sentirás que cada aspecto de tu vida fluye bien y está alineado con las lecciones que viniste a aprender y con tu propósito de vida. Si hay un chakra bloqueado, sentirás que al á

rea correspondiente de tu vida le falta la fluidez necesaria y si todos los chakras están bloqueados, sentirás estancada tu vida a nivel de  experiencia terrenal o el esfuerzo de estar  constantemente luchando por salir adelante, sin fluidez.

En las dos entradas anteriores, vimos el primer chakra y su importancia como en la base de nuestro cuerpo energético en contacto con la tierra y el segundo chakra y vinculado con la energía creativa y el poder de las relaciones. El primer chakra se encarga de que tengamos todo lo que necesitamos para sobrevivir (Instinto);  Nos conecta con la fuerza de contención de la madre tierra y es la base de quién somos en este mundo, nos entrega nuestro sentido de identidad y de pertenencia. La energía del primer chakra es también la del poder tribal y comunidad. La energía del segundo chakra nos trae lecciones alrededor de las relaciones y la energía creativa y por último la energía del tercer chakra que exploraremos hoy tiene que ver con la voluntad, el poder personal y la autoestima.

Llamado manipura o chakra del plexo solar, es conocido como el chakra del poder personal y de las lecciones referentes al ego.

Este chakra se relaciona con la confianza en nosotras mismas y el control de nuestra vida, con nuestra habilidad de brillar en el mundo con aquellos regalos que solo nosotras podemos entregar. Esta energía nos ayuda a crear la vida que queremos vivir. El tercer chakra es el que nos permite “caminar por nuestra vida”. Se conecta con la MOTRICIDAD y  el sistema muscular. Una vez asentado en el mundo (primer chakra) y abierto a vivir una vida gozosa (segundo), el reto aquí es el de plantearse una DIRECCIÓN en la vida. Un camino. Un propósito. Adquirir la confianza suficiente  en uno mismo para andarlo e ir en pos de nuestras metas sin rendirnos para cumplir con éxito con nuestro propósito. Es el chakra del CAMINANTE, del guerrero que afronta serena y firmemente los obstáculos de la vida (los “enemigos”), sabiendo que éstos solo son un reflejo de su interior.

Este chakra se encuentra dos dedos por debajo o por encima del ombligo (en la justa mitad de cada cuerpo), en el plexo solar y se conecta energéticamente al cuerpo físico con el estómago, el intestino delgado, la vesícula, el hígado y el centro de la columna. También controla el metabolismo y la digestión. Su color es amarillo, como el sol que brilla (igual que tú) y el elemento del fuego que da fuerza a la vida.

La trilogía del sistema energético

Anteriormente vimos como con el primer chakra nos llegaban todas las lecciones relacionadas con el grupo de pertenencia  y cómo necesitábamos de otras personas para sobrevivir los primeros años. Luego, a medida que crecemos y comenzamos a relacionarnos con personas fuera de nuestro sistema familiar (por ejemplo en la escuela), nos damos cuenta de que tenemos una identidad propia independiente del primer sistema de pertenencia inmediato, la familia. Luego llega la pubertad, un momento difícil y en el que la fuerza del tercer chakra predomina ayudándonos en el proceso de crear una personalidad separada de nuestra identidad formada dentro del sistema familiar.  tomar consciencia de nuestra identidad nos ayuda a ser nosotr@s mism@s, en este mundo, distintas del resto, la lucha interna que vemos comúnmente en los adolescentes.

Esta energía está muy relacionada con el poder personal y la autoestima, es la energía que nos ayuda a madurar y ser responsables en el mundo, tanto por nuestros propios actos, como con las relaciones con otros y con nosotr@s mism@s. Las debilidades o miedos de este chakra están relacionados con sentir que necesitamos la aprobación de otros o somos muy sensibles a la crítica. Si tenemos este chakra débil, podemos sentir que no cumplimos con responsabilidades en nuestra propia vida, que no somos suficientes en este mundo o que no podemos tomar decisiones para nuestra vida. Si este chakra está fuerte, sentimos confianza en nosotr@s mism@s, respeto por nuestra vida, autodisciplina y la valentía para asumir riesgos. Cuando una persona tiene este chakra fuerte, puede tomar el control de su vida con determinación, responsabilidad y confianza.

Este chakra nos invita a evaluar el poder que tenemos sobre nuestra vida (o si lo hemos cedido) y nuestra relación de poder con el mundo externo. Está muy relacionado con honrar nuestro propósito de vida y los llamados del alma.

Los 3 chakras que hemos visto hasta ahora son los llamados inferiores, ya que nos conectan con las necesidades básicas de supervivencia y la importancia de pertenecer en el mundo. Esto no significa que su energía sea más negativa o de menor calado que la de los superiores, todo lo contrario, son igual de importantes que los chakras superiores. Recuerda que cuando un chakra está desbalanceado, este desequilibrio afecta al resto.

ÓRGANOS ASOCIADOS: hígado (poder personal y poner límites); vesícula biliar (determinación); bazo (asimilar el afecto); páncreas (asimilar la dulzura); estómago (procesar y digerir las experiencias de la vida); musculatura (poder y toma de decisiones); tendones. Sistema nervioso motor. Vista.

ELEMENTO: Fuego.

COLOR: Amarillo, amarillo dorado (el color del sol en su cénit.)

FORMA GEOMÉTRICA: triángulo.

SONIDO: RAM. La A.

MINERAL: Ojo de tigre, cuarzo citrino.

ACEITE ESENCIAL: Romero y bergamota para tonificar; lavanda para relajar y disolver las emociones estancadas. Jazmín.

ARQUETIPOS FUNCIONALES:

El Guerrero (acepta con serenidad y firmeza los desafíos de la vida asumiendo que siempre son reflejos del propio interior).

El Rey (El que manda, el líder, desde un sentimiento noble y de amor. Mantiene una relación de igual con otros reyes –los demás seres humanos-).

ARQUETIPOS DISFUNCIONALES:

El Tirano, la Víctima, el Predicador y el Sirviente.

TEMAS  PRINCIPALES:

  • El poder personal.
  • La identidad.
  • La autoestima.
  • La consciencia de éxito.
  • Capacidad de liderazgo. Carisma.
  • La auto –dependencia.
  • La fuerza de voluntad.
  • La toma de una dirección firme en la vida.
  • La fuerza y el empuje de los nuevos inicios.
  • La capacidad de ASIMILAR las nuevas situaciones.

LECCIÓN EVOLUTIVA: transformar el poder del ego, basado en la lucha, la competitividad, la agresión; en el poder del Ser, sinérgico. Brillar con luz propia, dar una dirección a nuestra vida.

SINTÓMAS FÍSICOS O ENFERMEDADES EN CASO DE BLOQUEO:

  • Problemas digestivos (estómago, hígado, páncreas).
  • Diabetes.
  • Problemas de músculos y tendones (calambres, tendinitis).
  • Fatiga crónica

PROBLEMAS PSICOLÓGICOS Y ENFERMEDADES PSÍQUICAS:

Agresividad, cólera excesiva, sumisión, depresión por represión del poder personal, ansiedad, angustia. Adicciones en general, especialmente las alimenticias.

AFIRMACIONES:

  • “Yo,… me acepto y me valoro tal como soy”
  • “Yo,… soy el responsable de las decisiones de mi vida”
  • “Mi poder es una bendición para mí y para el mundo”
  • “Yo,… soy un ser único  e irrepetible”
  • “Yo,… honro y reconozco al líder que hay en mí”
  • “Yo,… soy dueño de mi poder y estoy dispuesto a asumir la responsabilidad por mí mismo en cualquier situación”
  • “Yo,… merezco la máxima cuota de éxito de mi vida”
  • “Yo,… soy una persona de éxito”
  • “Cuanto más conecto con mi poder más puedo amar a los demás”
  • “YO SOY”.

ASPECTO YIN (femenino): Autoestima y capacidad de asimilar los cambios.

ASPECTO YANG (masculino): El poder personal.

Parte de nuestra experiencia en la vida es conectarnos con la fuerza de la tierra y con el poder del cielo, así como es arriba, es abajo. Por eso es tan importante trabajar las raíces sobre la tierra, porque las necesitamos para poder vivir una experiencia plena sobre este mundo.

Algunas preguntas que puedes hacerte para enfocarte en la energía de esta chakra:

· ¿Cómo te sientes frente a la crítica?

· ¿Tienes problemas tomando decisiones sobre tu vida?

· ¿Cedes tu poder personal a otros por miedo a no ser aceptada o crees que no eres capaz de tomar tus propias decisiones en tu vida?

· ¿Sientes libertad para poder tomar decisiones por ti misma?

· ¿Tienes miedo a ser tu misma en el mundo, a brillar?

Afirmación del chakra del plexo solar

Sé quién soy. Soy capaz de tomar las decisiones de mi vida con confianza. Mi energía y poder personal me pertenecen a mí.

El Tercer Chakra vinculado con Poder Personal y Alegría, la Sensación de Hacer algo en la Vida por Nosotr@s mismos, tiene que ver con quién quiero Ser y Qué Voy a Hacer para Ser quien Yo SOY. YO INTUYO, YO SIENTO Y YO PUEDO. 

YO CREO MI REALIDAD

 

Tomar consciencia del poder personal a voluntad gestando una identidad de nosotros mism@s, es ir tomando consciencia a cerca del Amor Propio y el Sentido de la Existencia, convirtiéndose este tercer chakra energéticamente  en una especie de puente entre los chakras inferiores, que nos conectan con las necesidades básicas, y los chakras superiores, que nos conectan con energías de más alta vibración y balance basadas en el amor incondicional desde el corazón, y la conexión con nuestra divinidad, ES DECIR, CON LA CAPACIDAD DE HACERNOS RESPONSABLES 100% DE NUESTRA PERCEPCIÓN DE LA REALIDAD, DE NUESTRAS ACCIONES Y DE COMO ME AFECTA MI ENTORNO Y LAS RELACIONES Y VÍNCULOS DE LOS QUE ME RODEO. 

Feliz viaje querid@s Maestr@s. Que el corazón nos guíe siempre, que todo lo que te sea dado puedas entregarlo de retorno elevado a una octava superior desde dónde lo recibieras.

En Amor Incondicional y En Servicio. Que así sea, feliz hoy, namasté.

Susana, Psicóloga Transpersonal y Terapeuta Energética.

Al Servicio de la Expansión de Consciencia Trabajo Personal y Crecimiento Espiritual.