Para quién

Para quién

¿A quién va dirigido?

Todos pasamos por momentos en los que nos cuesta más tirar hacia adelante.

Desorientación, insatisfacción, vacío, inseguridad, miedo, enfado, ira…En ocasiones sabemos o intuímos los motivos, en otras no están tan claros, y en cualquier caso, casi siempre en una situación de crítica nos cuesta poner claridad al problema y dar con la clave para resolverlo; en las ocasiones en las que ni siquiera sabemos por qué nos sentimos así, nuestra desazón y vacío interno, la desconexión con la realidad más inmediata y con la vida, desencadena un malestar que nos supera. Sentimos que vamos a la deriva y no hay modo de ver la luz al final del túnel.

En estos momentos, consultar a un psicólogo nos puede proporcionar orientación, apoyo, seguridad y directrices en un espacio privado y confidencial en el que podemos desahogarnos libremente, sin temor a ser juzgados en ningún momento.

No todo el mundo que acude a un psicólogo ha desarrollado un trastorno psicológico. De hecho, lo mejor es acudir antes de que el malestar psicológico sea tan intenso que podamos calificarlo de trastorno. Es decir, si iniciamos una terapia cuando empezamos a sentir las primeras señales de que algo no va bien y de que, quizás, necesitamos ayuda, el tratamiento será más sencillo y más breve.

“Abrir los ojos duele, pero es un dolor muy necesario”

Algunas de las dificultades y de los trastornos más habituales por los que se suele acudir a consulta, y con los que te puedo ayudar, son:

Ansiedad

Depresión

Trastornos de conducta

Baja autoestima

Problemas de pareja

Estrés agudo y estrés postraumático

Dificultad en la toma de decisiones

Crisis vitales (separaciones de pareja, menopausia, adicciones…)

Malestar psicológico inespecífico

Se trata de falicitarte el transitar por un periodo de dificultad más o menos duradero en el tiempo, trabajando el binomio mente-emoción,  un viaje de atención y consciencia al interior de uno mismo, analizando los síntomas para identificar las causas (conscientes o inconscientes) que lo provocan y reprogramar una nueva mirada desde el origen dónde se desencadenó el desequilibrio por el cual en un periodo puntual de tu vida, estás necesitando orientación y ayuda.




Trabajaremos el enfoque de “mirada” o “conciencia testigo” para poner “foco” sobre el problema, darse cuenta de los pensamientos, diálogos internos que se generan en tu mente y que dan forma a lo que en la actualidad experimentas en tus relaciones, en tu carácter, en tu vida.

Para poner consciencia en los procesos mentales y emocionales que sueles expresar de manera automática y reactiva, y que de otro modo, puedas elegir responder ante las circunstancias de una manera asertiva y saludable.

ADEMÁS DESDE LA TERAPIA TRANSPERSONAL abordamos:

* Reacciones físicas y emocionales referidas a los movimientos de energía kundalini a través de la columna vertebral (Energía Kundalini, Canales energéticos-ida-píngala-sushumna, Chakras) que desencadenan diferentes reacciones a distintos niveles (físico, mental-emocional y espiritual)

* Manifestaciones similares a una enfermedad de aparentes rasgos psicóticos (esquizofrenia, epilepsia, histeria) en las que la persona realiza un “viaje por distintas dimensiones, tanto inferiores como superiores” que conducen a la persona, una vez pasada la crisis a un mayor nivel de conciencia y de integración social.

* Proceso de renovación psicológica, relacionado con el proceso de individuación descrito por C. G. Jung.

* Despertar de la percepción extrasensorial.

* Recuerdos de vivencias pasadas, conectando con la idea de reencarnación, da lugar a  revivir situaciones de épocas pasadas.

* Estados de invasión energética en los que el cuerpo y la mente se ven invadidos por “una energía ajena y amenazante”.

* Experiencia cumbre. Se asemeja a la experiencia estática de unión con lo divino y estados de plenitud física y psíquica.

* Experiencias cercanas a la muerte.

Es importante destacar que todas estas experiencias, en ausencia de una patología confirmada por un diagnóstico médico, entrañan un gran potencial curativo, una vez superadas y debidamente integradas.

Aunque algunas de ellas tienen unas manifestaciones muy similares, no deben confundirse con crisis psicóticas, ni tratarse con excesiva medicación represiva. En este sentido el DSM-IV contempla ya una nueva categoría diagnóstica clasificada como “crisis psico religiosas o espirituales” que no se consideran patológicas.

Incluye los campos e intereses genéricos de la Psicología a los que agrega el énfasis por el crecimiento y la toma de consciencia, logrando con ello unos niveles de salud que pueden llegar a ser aún más amplios que los normalmente aceptados.

Sin embargo, es preciso diferenciar entre el abanico de terapias disponibles, ya que algunas tienen que ver con lo Transpersonal, pero no de una forma sistemática y planificada, entre ellas están :

La Terapia Gestalt, La psicoterapia Existencial, el Psicoanálisis (Escuela de las Relaciones Objetales), la Bioenergética, la Terapia Centrada en la Persona, el Psicodrama, el Rolfing ó Integración Postural, el Análisis Transaccional.

Entre las Terapias que reconocen de forma explícita la importancia de lo Transpersonal y han creado estrategias y técnicas para trabajar en este sentido encontramos :

* El análisis Junguiano (Escuela de Zurich y Arquetípica)

* La Biosíntesis

* La Integración Primal

* La Psicosíntesis

* La Terapia Transpersonal

Algunas Técnicas

* La imaginación activa, planteada por C.G. Jung en 1935 y desarrolla posteriormente en el Instituto de Zurich por B. Hannah

* La fantasía guiada, o sueño dirigido según Dessoille, basada en las técnicas de visualización y ampliamente desarrollada en Psicosíntesis.

* La meditación

* Trabajo con los sueños

* Técnicas de regresión hipnótica.

* Respiración holotrópica.

​La mente te está usando a ti. Estás identificado con ella inconscientemente, y ni siquiera sabes que eres su esclavo. Es como si estuvieras poseído sin saberlo, y crees que la entidad posesora eres tú.

La libertad comienza cuando te das cuenta de que no eres la entidad posesora, el pensador.

Saber eso te permite observar la entidad. En el momento en que empiezas a observar al pensador, se activa un nivel de conciencia superior. Entonces empiezas a darte cuenta de que hay un vasto reino de inteligencia más allá del pensamiento, y de que el pensamiento sólo es una pequeña parte de esa inteligencia.

También te das cuenta de que todas las cosas verdaderamente importantes —la belleza, el amor, la creatividad, la alegría, la paz interna— surgen de más allá de la mente. Empiezas a despertar.

Eckhart Tolle.

“Aquellos que eran vistos bailando,eran considerados locos por aquellos que no podían escuchar la música.” ~Nietzsche

El Antahkarana se construye con energía mental, o sustancia sutil, y se compone de tres hilos o «líneas de transmisión»: el sutratma, el hilo de la conciencia o hilo del Alma, y el hilo creativo.

El sutratma es también conocido como el hilo de la vida, está anclado en el corazón y se retira cuando el cuerpo físico muere. El hilo de la conciencia está anclado en el cerebro físico y permite el flujo de la conciencia entre el Alma y la personalidad.

El hilo creativo se teje a través de nuestras respuestas a las experiencias de la vida y también se le conoce como «El Sendero».

«El Antahkarana es el resultado del esfuerzo conjunto del Alma y de la personalidad, trabajando conscientemente al unísono para crear dicho puente.

Una vez construido se establece una perfecta relación

entre la mónada y su expresión en el plano físico» 

SI QUIERES DANZAR, Y SENTIR CÓMO SE VIVIE LA VIDA DESDE EL OTRO LADO

SE TU EL PUENTE…TE ACOMPAÑAMOS EN EL TRAYECTO HACÍA EL SER SIENDO, VIVIR VIVIENDO