Estrés Postraumático

El estrés postraumático (TEPT) es un trastorno de ansiedad que aparece cuando la persona se ha visto expuesta a una situación traumáticaque sobrepasa sus recursos de afrontamiento.

Muchas veces no es necesario experimentarlo personalmente, sino que basta con haber sido testigo de un hecho traumático o con que un familiar o amigo lo haya padecido.

Uno de los síntomas más habituales y perturbadores es que la persona “revive” una y otra vez las circunstancias traumáticas, haciendo que el malestar y el miedo no desaparezcan.

Para superar el TEPT es imprescindible el tratamiento psicológico, que, en este caso, tiene el objetivo de enseñar al paciente estrategias de relajación y de control de los pensamientos y de las imágenes intrusivas, para que pueda recuperar su capacidad de funcionamiento normal.

No todas las personas que sufren o presencian un hecho traumático desarrollan un TEPT, por lo que no es necesario solicitar tratamiento inmediatamente después (aunque una primera intervención consiste en lo que conocemos como primeros auxilios psicológicos contribuye a evitar la aparición posterior del TEPT o ayuda a identificar factores que pueden predecir la posibilidad de que aparezca), pero una vez aparecen los síntomas de TEPT, cuanto antes se solicite tratamiento, antes se resuelve y menor es la posibilidad de que se cronifique.